Un enfoque diferente de enseñanza en el aula

A lo largo de mi carrera como profesora de inglés, he aprendido muchas cosas gracias a mis experiencias, vividas en colegios y academias de varios países. De todo lo que he aprendido, lo que más valoro es el poder que tiene un profesor para marcar una diferencia positiva en los alumnos ¡Me encanta que, hoy en día, el mundo esté más abierto a buscar un enfoque diferente de enseñanza, a explorar métodos alternativos y que un método personalizado tenga la posibilidad de ofrecer una experiencia positiva y duradera a los alumnos!

A continuación, voy a compartir mis propias ideas, esenciales para crear, tanto, una experiencia inolvidable para el alumno, como una experiencia gratificante para el profesor.

La importancia de un ambiente positivo

Todo es cuestión de las vibraciones. Si esto no es lo más importante que he aprendido desde que empecé a enseñar, no sé qué es. Los niños siempre pueden sentir la energía de los adultos, piénsalo. Imagina a un niño cuya familia tiene varios problemas personales. No sería raro que empleara nuevos comportamientos fuera de lo normal, como respuesta a las emociones que le rodean.

Ahora, tomemos esta idea y llevémosla al aula. Imagina un profesor, recientemente graduado, que llega a clase sin estar preparado para el día a día. Y va improvisando cualquier actividad que se le ocurra en ese momento. Sin experiencia, esto es prácticamente imposible, muy estresante y los niños se dan cuenta. Tal vez no conscientemente, pero lo percibirán, sintiéndose así parte del estrés. En el caso contrario, si el profesor sabe, perfectamente, lo que está enseñando y tiene todos los planes y materiales preparados, los niños se sentirán seguros y confiados en el aula y la calidad de la educación que recibirán merecerá todo el esfuerzo invertido por el profesor, en asegurarse de que todos estén cómodos y contentos.

¿Cómo creamos un entorno de aprendizaje positivo en Cool Communication?

  1. Preparamos con tiempo y con cuidado las actividades, los materiales e incluso, la disposición del aula.
  2. Utilizamos una metodología neurolingüística que consiste en una mezcla de actividades sensoriales y de movimiento, para regular las emociones de los alumnos y optimizar las capacidades de aprendizaje. Cuando hablamos de estos tipos de actividades, solemos pensar en los niños pequeños, sin embargo, también podemos incorporarlas a las clases de adolescentes o incluso de adultos. Puede ser algo tan sencillo como hacer que nuestros alumnos circulen por la clase, para completar un cuestionario con sus compañeros, escuchar música británica u ofrecer un té, entre otras.
  3. Ponemos música clásica cuando trabajemos en un proyecto o se realice una actividad tranquila.
  4. Nos movemos por el aula y dedicamos diferentes zonas en función de la actividad, para evitar monotonía.
  5. Generamos una rutina sólida en nuestras clases, que ayuda a los niños a sentirse seguros y confiados.
  6. Seguimos el ritmo del grupo. Si vemos que la clase necesita más tiempo del previsto para algunas actividades, le damos ese tiempo. Si ya hemos planeado algo muy activo y estimulante, pero nos damos cuenta de que la clase necesita hacer algo más tranquilo, pasamos a la siguiente actividad apropiada y viceversa. Aunque es importante tener un plan sólido, es igualmente importante dejar que la clase progrese de forma natural. Eso beneficiará los resultados de cada alumno.

La importancia de fomentar un comportamiento positivo

Cuando hablo de gestión del comportamiento, no me refiero a castigar, ni a hacer sentir “mal” a ningún niño. Quiero destacar lo fundamental que es aplicar una gestión positiva del comportamiento, en el aula.

Es crucial entender que los niños siguen desarrollándose y que cada experiencia es, para ellos, una oportunidad de aprender. También es vital saber que los niños no pueden expresar sus emociones de la misma manera que un adulto. Por ejemplo, imagina que tienes una semana muy estresante en el trabajo. ¿Qué haces? Te vas a casa, hablas con tu pareja o con tus amigos para intentar resolver la situación, quizás lloras un poco, te tomas una o dos copas de vino y, poco a poco, la situación va mejorando. Los niños todavía están en proceso de entender sus sentimientos, cómo manejarlos y las consecuencias de su comportamiento. Por esta razón, tal vez una semana estresante en el colegio pueda manifestarse en forma de acciones antisociales.

Algo que he llegado a aprender es que la empatía es clave y que debemos convertir cada incidencia de comportamiento antisocial en algo positivo. Los niños pueden aprender mucho de sus mismas acciones. Esto dará a los profesores la oportunidad de enseñar la amabilidad a los demás, especialmente a los de otros orígenes y otras culturas. También puede beneficiar al alumno, al enseñarle técnicas para manejar sus emociones y equilibrar sus sentimientos de frustración.

Abordar las dificultades de comportamiento es, sin duda, el aspecto más complejo de la enseñanza, pero saber que un enfoque correcto y personalizado puede ayudar a un niño y puede contribuir a cambiar su experiencia educativa, vale la pena al 100%.

En Cool Communication, gestionamos el tema de comportamiento de nuestros alumnos con paciencia y amplitud de miras. Algunos de los valores que enseñamos a nuestros alumnos son:

1. Ser valientes

2. Ser honestos

3. Ser amables

4. Ser respetuosos

5. Ser seguros

La importancia de comprender al alumno

Para gestionar el comportamiento de forma justa y personalizada, es vital comprender las necesidades de todos los alumnos. Ningún alumno es igual y eso debe respetarse, al tratar cualquier situación de comportamiento. Por ejemplo, no se esperaría el mismo tipo de reacción de una situación muy frustrante de un alumno neurotípico, que de uno neurodivergente, así que ¿por qué tratar la situación de la misma manera? No sería justo tener las mismas expectativas en ambas instancias. Si se quiere que los alumnos prosperen emocionalmente y educativamente con resultados, se debe tener en cuenta este punto.

Tener este profundo nivel de comprensión de cada estudiante también puede ayudar a construir la confianza que el estudiante tiene en el profesor. No solo profesionalmente, sino también como alguien a quien puede acudir con cualquier problema, ya que los profesores no solo enseñan; la profesión va mucho más allá de eso.

En nuestra academia valoramos mucho la importancia de un aula equilibrada, segura y libre de estrés. Pretendemos dar una experiencia que permita a nuestros alumnos aprender inglés de una forma natural, que lleva a resultados duraderos y utilizar sus habilidades de idioma en un mundo real, para el resto de sus vidas.

Stay Cool 🙂

Leave a Reply

Cool Communication academia de inglés británico para adolescentes

¡Aprende inglés con música!

La música como forma de arte La música podría ser definida como el idioma universal. El ritmo de una canción puede cambiar de continente sin

Todos los sueños son posibles si nos atrevemos a perseguirlos